close
Una nueva era de cooperación

Desde que el Reino Unido votó a favor de salir de la Unión Europea, la primera ministra, Theresa May, ha dejado claro que eso no significa que vayamos a salir de Europa. Como aliados históricos que disfrutamos de estrechos lazos culturales, económicos y de seguridad, compartimos con nuestros vecinos del continente no solo experiencias que vivimos juntos en el pasado y los retos similares que se nos plantean en el presente, sino también una amplia gama de oportunidades de cara al futuro. Para aprovechar al máximo estas nuevas oportunidades y minimizar los riesgos, tenemos que forjar un consenso que nos permita trabajar juntos en una nueva era de cooperación y prosperidad compartida entre el Reino Unido y nuestros socios europeos, España entre ellos. Por eso estoy hoy en Madrid, para destacar la profunda relación bilateral que existe entre el Reino Unido y España, celebrar e impulsar los lazos entre nuestros pueblos, y dejar claro nuestro deseo de reforzar aún más esta relación tras salir de la UE. Comprendo que muchos españoles no desean que nos vayamos de una organización que sabemos que valoran muchísimo. Yo defendí con ahínco la permanencia en la UE, pero asumo que el pueblo británico tomó una decisión democráticamente y ese voto debe respetarse: no habrá un segundo referéndum sobre nuestra pertenencia a la UE. Ahora la prioridad es que ambas partes nos centremos en llegar a un acuerdo sobre la relación futura que abarque los vínculos y lazos comunes que hemos ido construyendo a lo largo de todas estas décadas. «Comprendo que muchos españoles no desean que nos vayamos de una organización que sabemos que valoran muchísimo. Yo defendí con ahínco la permanencia en la UE, pero asumo que el pueblo británico tomó una decisión democráticamente y ese voto debe respetarse» Hemos hecho avances significativos en las negociaciones, ya que ambas partes estamos decididas a priorizar las necesidades de nuestros pueblos. A finales del año pasado, llegamos a un acuerdo sobre elementos clave de nuestra retirada, como por ejemplo garantizar que los 300.000 ciudadanos británicos que viven en España y los casi 200.000 españoles que viven en el Reino Unido conserven el derecho a vivir y trabajar en nuestros respectivos países tal y como hacen ahora. Y en marzo llegamos a un acuerdo sobre el periodo de implementación, dando así la certidumbre y claridad que merecen familias y empresas. El camino que tenemos por delante, sin embargo, no es sencillo: nos aproximamos a un momento crucial en la negociación. Pero confiamos en que encontraremos la forma de avanzar juntos allá donde surjan retos, adoptando un espíritu de compromiso y enfoque, para el beneficio y la prosperidad compartida tanto del Reino Unido como de la UE. Por ejemplo, tenemos claro que cualquier acuerdo con la UE debe respetar los acuerdos del proceso de paz de Irlanda del Norte. Como ministro responsable de salvaguardar la integridad constitucional del Reino Unido, he visto de primera mano lo importancia de garantizar que no haya una frontera física entre Irlanda del Norte e Irlanda, así como de mantener en su totalidad el Acuerdo del Viernes Santo que apuntala la paz y la estabilidad en la región. También hemos dejado claro que negociaremos como una familia, es decir, no habrá barreras arancelarias entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido. Afrontamos otra compleja serie de implicaciones respecto a la salida de Gibraltar de la UE junto con el Reino Unido. Los beneficios de la interconexión entre el Campo de Gibraltar y el Peñón quedan de manifiesto todos los días, cuando miles de españoles, británicos y ciudadanos de otros países de la UE hacen su trayecto diario. La cantidad de personas cuyo sustento depende de esto acentúa la importancia de conservar dichos vínculos durante mucho tiempo. «Los beneficios de la interconexión entre el Campo de Gibraltar y el Peñón quedan de manifiesto todos los días, cuando miles de españoles, británicos y ciudadanos de otros países de la UE hacen su trayecto diario» De ahí que estemos en contacto regular con el Gobierno de Gibraltar y con nuestros socios europeos, entre ellos España, con el objetivo de proporcionar la certidumbre que necesitan la gente y las empresas de ambos lados. Dadas las diferencias claras e históricas que tenemos con España respecto a la soberanía, nuestra tarea no siempre será sencilla. Pero aunque la postura del Reino Unido es, y seguirá siendo, firme, confiamos en que con un espíritu constructivo y centrándonos en unos intereses que son compartidos y muy reales podremos llegar a una solución mutuamente aceptable que beneficie a todos los que viven y trabajan en la región. También queremos ser ambiciosos respecto a la relación futura con la UE. Con una asociación económica lo más amplia y profunda posible que salvaguarde los puestos de trabajo y promueva la prosperidad de los ciudadanos de ambas partes. La salida del mercado único acarreará cambios para las empresas del Reino Unido, España y más allá, pero confío en que sea posible mantener una relación comercial lo más sólida posible con nuestros vecinos europeos. Y esto no solo beneficiará al Reino Unido: nuestra pasión por los coches fabricados en Aragón, los alimentos frescos de Andalucía y el delicioso Albariño de Galicia contribuirá a seguir generando empleo también en España. «El mensaje unificado de la semana pasada sobre la relevancia del acuerdo con Irán emitido por el Reino Unido y demás socios europeos, incluyendo España, ilustra los valores que compartimos y pone de manifiesto por qué es necesario salvaguardar la cooperación» Al mismo tiempo, acontecimientos recientes ponen de relieve lo necesaria que es una relación firme en materia de seguridad. Las amenazas que nos afectan a todos, como el terrorismo, el crimen organizado y la proliferación de armas nucleares, no se paran en las fronteras. Por ello, la cooperación y el intercambio de información a través de Europol o la orden europea de detención y entrega son fundamentales para nuestras iniciativas conjuntas contra el crimen organizado y el terrorismo transfronterizos. El mensaje unificado de la semana pasada sobre la relevancia del acuerdo con Irán emitido por el Reino Unido y demás socios europeos, incluyendo España, ilustra los valores que compartimos y pone de manifiesto por qué es necesario salvaguardar la cooperación práctica que hemos desarrollado desde hace décadas para mantener a salvo a nuestros ciudadanos. El futuro nos plantea muchos retos, pero con buena voluntad, creatividad y concentración por parte de todos -así como poniendo a nuestra gente y la prosperidad que compartimos en el centro de todo- estoy seguro de que estos restos pueden superarse y se superarán. El Reino Unido y España son amigos y aliados con una larga historia juntos. Reforzar esos lazos y estrechar esos vínculos aún más es ahora la aspiración que compartimos para el futuro. David Lidington, ministro del Gabinete

Source link : http://www.abc.es/opinion/abci-nueva-cooperacion-201805180425_noticia.html
Author : (abc)
Publish date : 2018-05-18 04:25:08
Copyright for syndicated content belongs to the linked Source.
Tags : ABC.es